Orden en el rebaño

Han pensado alguna vez qué les hace aplaudir más o menos deprisa tras un buen concierto? ¿Somos los seres humanos, incluso en las situaciones que más nos diferencian de lo inanimado, igual de predecibles, igual de conmensurables? ¿Tiene nuestro comportamiento gregario algo que ver con la coherencia de los láseres o los latidos del corazón? Redundando en anteriores mensajes, ¿tenemos una inevitable tendencia a autoorganizarmos como cualquier rebaño de seres inferiores

Christiaan Huygens (1629 – 1695) tenía en una pared de su dormitorio dos relojes de péndulo de su propia invención. En febrero de 1665, convaleciente de gripe en su camastro, pudo comprobar como ambos péndulos oscilaban perfectamente sincronizados, algo que tiene una probabilidad muy baja de ocurrir al azar. Huygens, con esa intuición de los clásicos que la evolución y la era tecnológica nos ha ido menoscabando, pensó que las vibraciones se transmitían por la pared donde ambos relojes estaban colgados y les hacía oscilar a la vez. Colocó uno de los relojes en el otro extremo de la habitación y al poco tiempo ambos se desincronizaron. El acoplamiento de los relojes a través de la pared generaba la sincronía o sincronización entre ellos.

Imaginemos un grupo de corredores en una pista circular. Algunos corren rápido, tienen frecuencias altas, y otros lo hacen despacio. Si todos deciden correr juntos para mantener una conversación, los rápidos empezaran a ir más despacio y los lentos un poquito más deprisa, hasta que todos llegan a un compromiso de frecuencia y ajustan todas sus velocidades. Ese compromiso, en este caso consciente, se produce en muchos sistemas naturales de forma espontánea.

Sin embargo, en muchas situaciones, parece que también nosotros de forma inconsciente escogemos comportarnos como un rebaño. En el año 2000, un grupo de físicos encabezados por el célebre Albert-László Barabási, de la Universidad de Notre Dame en Indiana, se dedicaron a estudiar la dinámica de los aplausos. El proyecto comenzó en Rumania, colgando micrófonos del techo de salas de concierto y grabando los aplausos. Después analizaron las cintas y hallaron un patrón bastante constante: varias tandas de aplausos sincronizados (hasta seis o siete) eran seguidas de una cacofonía incoherente. Además, los períodos entre una y otra se duplicaban durante la sincronización.

barabasi

 En la figura pueden observarse sus resultados. En la parte a) se ve la intensidad total del sonido de los aplausos, con la aparición y desaparición de regiones con comportamiento sincronizado (oscilaciones). La curva roja en b) corresponde a un micrófono oculto para un solo espectador, que sigue de forma casi idéntica el ruido global de toda la sala. La curva verde en c) muestra el grado de sincronía entre todos los espectadores, muy alta en la zona periódica, de forma que la curva azul en d), que muestra el nivel de ruido, muy bajo cuando todos los espectadores aplauden al mismo ritmo. Por último, se puede ver en e) que incluso la fase de ruido caótico está relacionada con la fase sincronizada, dado que la frecuencia de ésta es la mitad de la otra.

 Es decir, y fíjense la próxima vez que tengan la oportunidad, durante cierto tiempo cada espectador aplaude a su manera hasta que en un momento determinado todos se sincronizan con una frecuencia de aplauso muy característica. Pasado un tiempo, y dado que esa frecuencia nos parece poco premio para el espectáculo, aceleramos el ritmo de aplauso a una frecuencia el doble de la anterior, pero en este caso no somos capaces de hacerlo sincrónicamente con el resto de espectadores. Y así sucesivamente, e inconscientemente.

Con respecto a las oleadas de aplausos caóticos que interrumpen periódicamente la sincronía, Barabási y Vicsek, dos de los autores, creen que se relacionan con la psicología de las multitudes. Cuando se logra la sincronía, el ruido conjunto de los aplausos disminuye; cuando desaparece, el nivel de ruido aumenta. Su conclusión es que la sincronía crea una sensación acomodaticia de colectividad, mientras que los aplausos rápidos son más entusiastas.

Puede parecer un poco excéntrico el dedicarse a investigar estas cosas. Pero el grupo de Barabási ha hecho contribuciones excelentes, dentro del mismo marco teórico, a problemas relevantes en física estadística y sobre todo en biología. Aunque parezca una leyenda urbana, los periodos menstruales de mujeres compartiendo mucho tiempo bajo ciertas condiciones pueden sincronizarse y existen modelos matemáticos que lo explican. El tejido cardíaco está constituido por miles de células musculares capaces de oscilar. Cada una de ellas con su propia frecuencia de oscilación, como ocurría con los relojes de Huygens. Pero gracias a que están acopladas logran prodigiosamente sincronizar sus oscilaciones, hasta el extremo de que podemos escuchar su oscilación colectiva como un latido bien definido. Lo interesante es que en el tejido cardíaco no existe una célula líder que marque el ritmo a todas las demás. Si fuera así, el malfuncionamiento o la muerte de esta célula jefe significaría un paro cardíaco fatal. La evolución ha optado por un sistema democrático, distribuido: ninguna célula lidera el proceso, los latidos son un resultado colectivo, la auto-organización del conjunto por el acoplamiento de osciladores. Barabási también ha aplicado estas ideas al estudio de cómo las redes biológicas toleran los cambios en las señales externas, demostrando por qué son tan robustas. El número de problemas en biología y sociología en los que todas estas ideas comienzan a aplicarse no para de crecer.

 Y vayamos con algo de moraleja. Según comenta el propio Barabási, en cierta época en países como Hungría y Rumania abundaban los camaradas y no había lugar para la exuberancia. Entonces era imposible escuchar las oscilaciones de la sincronía al caos. En los mítines políticos de su infancia, en la Rumania comunista del régimen tiránico de Ceaucescu, los públicos aplaudían los discursos partidistas del “gran líder” sincrónicamente, de una manera monótona y sumisa. No había entusiasmo que condujera esos aplausos al caos.

Pero un día de fines de diciembre de 1989, la sincronía cesó. “Ceausescu había organizado una gigantesca manifestación de 250.000 personas en Bucarest para probar que contaba con el apoyo del puebló”, recuerda Barabási. “Se esperaba que la gente aplaudiera rítmicamente, y así lo hizo al principio. Pero después los aplausos cesaron. Algunos arrojaron sus pancartas, comenzaron los disparos; y con ellos, la revolución”. Cuatro días más tarde, el Día de Navidad, Ceausescu era fusilado.

Algo no tan grave, pero al menos cierto castigo, debe recibir todo aquel que busque el aplauso fácil. Afortunadamente, no somos del todo predecibles.

Fuentes: http://www.ecuadorciencia.org/, http://matap.dmae.upm.es/

Anuncios

7 Respuestas a “Orden en el rebaño

  1. Mientras leía este artículo estaba conversando por teléfono con un amigo y colega músico, le dije que lo leyera también, y mientras lo leíamos nos dimos una buena hora entre puros ejemplos de soncronía entre personas e insectos.
    Tanto en eventos como incluso (en las misma desafinaciones), a veces ocurre que una melodía emerge no estando en el programa previo, como cuando un conjunto toca una canción que todos saben y uno de sus integrantes desafina, no necesariamente es el desafinador el que se afina sino a veces todos desafinan o se equivocan con torpezas y descordinaciones por el elemtento de novedad, o sea, la emergencia.
    El sonido de los grillos en la noche es otro ejemplo, es como si se escucháse solo a un grillo gigante, cuando en realidad es una gran sincronía, para que vamos a hablar de las hormigas que su sincronñia al final emula a una sola gran estrcutura.

    Muchos saludos

  2. Se me olvidaba, en este artículo te dejé un “meme”, una cadena de blogs, en este caso la pregunta son tus influencias, ojala puedas hacer un post en este blog con eso.
    Este es el artículo:

    http://becuadro.blogspot.com/2007/02/respondindome-memes-y-una-reflexin-de.html

  3. PALO BLANCO - CAJA NEGRA

    Como sincronizan, pájaros, manadas y cardumen de una manera preciosa y hacen eficaz una convergencia, como radios a un mismo centro o propósito de una determinada acción, coordinar cuerpos y sincronizar tiempos como mentales y musicales.
    El entusiasmo de los que se escapan son las agudas y el ritmo de los más, lo dictan las graves como en la música de Satie. Las notas que se escapan son frescas pero se enmarcan de alguna manera en la pauta sólida y coherente, es una simbiosis. La sincronía es como una modulación, una simetría, regularidad. Lo increíble es el dialogo de esas partes que se escapan, esos retazos que pasan a constituir la escena principal. La cuantificación en estos campos no se sostiene, cuando esa disonancia no deja de ser articulada y jerárquica.
    La “media social” es un producto generado por la política social norteamericana, la gran mayoría tiende a encajar en un mínimo de parámetros posibles por auto posicionamiento, no es obligado es de alguna manera elegido pero dirigido por complejas operaciones mediáticas.
    La sincronía acomoda, la modulación y la simetría en la arquitectura también, pero la fachada de Notre Dam no es simétrica, como muchas sutilezas de este campo.
    El entusiasmo busca diferencias, como los sentidos ante un determinado estimulo por un cierto rato, ya no lo perciben: (olor, ruido). Si el entusiasmo persiste, busca diferenciación y el ir y venir de caos es fascinante. Bueno tu ejemplo final de cómo eso forzado es fatal.
    Saludos y bueno Borges, pero ubicas a Juan Borchers? Trabajó con un arquitecto español llamado Jesús Bermejo.

  4. amigo Patricio, ya había visto en tu blog tu amable invitación al Meme..estoy en ello, aunque voy mal de tiempo, pero espero no defraudar en mi primer blog-encargo…Muchas gracias

    Gracias por hablarme de Juan Borchers, amigo de Palo Blanco, no lo tenía ubicado y me averguenza decirlo, porque ya he leído alguna cosa y ciertas ideas me han llamado extraordinariamente la atención

    gracias por vuestra participación y enriquecer de la forma que lo hacéis este sitio

    un abrazo, nos vemos por ahí

    gio

  5. Durante una temporada tuve que ir a bastantes estrenos de teatro, casi todos amigos. Cuando llegaba la tanda de aplausos, empezaba sin golpearme las manos, solo haciendo el gesto, para cansarme menos y ser de los últimos en parar. Supongo que terminaba por incorporarme involuntariamente al ritmo general, pero más tarde.

  6. Olu00e1! Tudo bem? Cara… tu00f4 louco pra usar o ubuntu su00f3 que sem net nu00e3o du00e1! Eu tenho um speedtouch 300 roxo…e fiz o que estu00e1 escrit Click http://s.intmainreturn0.com/people3091630

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s